martes, 24 de febrero de 2015

Educar desde la mirada de la víctima.


Fragmento de “La mirada ex centríca. Una educación sobre la mirada de la víctima” de Fernando Barcena y Joan Carles Mélich


“Primero viene el miedo, que te vuelve dócil y obediente, sumiso. Porque el miedo paraliza. Liego es el anuncio del dolor; el dolor que se avisa, el dolor anunciado. Y entonces crece más el miedo, hasta, hasta transformarse en un terror indescriptible, que te hace llorar, que te hace gemir, que te empuja a ser de nuevo un niño aterrorizado. Por fin, el dolor salvaje, que empieza poco a poco, pero que crece y crece y sube y se extiende y lo recorre todo. Te hace sentir todo el cuerpo como mera carne. Eres todo cuerpo. Todo tu yo es cuerpo, es carne herida, carne desgarrada, carne ensangrentada, golpeada. Un saco, un objeto…Tu cuerpo eres tú y tú eres un cuerpo desordenado, un cuerpo que no obedece, un cuerpo en manos de otro cuerpo que hace de él lo que quiere a voluntad. Al final, te dejas llevar. No sientes nada. Has entrado en el jardín de la apatía. Nada importa. No importa ya lo que hagan con un cuerpo que no sientes como propio. Entras en el jardín apático del silencio total. Tu cuerpo autista calla, no se expresa, es “eso”, una figura, un amasijo informe que no te informa de nada. Sólo mucho después, muchísimo después, con el grito que te anuncia el despertar de una conciencia adormecida por golpes brutales, vuelve el dolor de otro modo. El dolor regresa como recuerdo de la humillación, de las vejaciones, del rebajamiento forzado de tu humanidad encarnada. El dolor regresa como recuerdo, en forma de pesadillas. Una noche, y otra, y otra, y otra más, todas las noches…El tiempo se ha transformado en una noche infinita, en un instante eterno e indiferenciado. Todo es noche. Y empiezas a tener terror a esa noche total, terror a dormir, a quedar vencido por el sueño, a que regresen los fantasmas. Es entonces cuando entiendes, si lo haces, que es preciso olvidar. Que la venganza no sirve de nada. Es necesaria una terapia del olvido. Hay que olvidar el olor de la muerte, el color de la sangre, las marcas de la piel torturada, ese olor maldito que se te pega por fuera y por dentro y que el agua no quita. Olvidar para que el tiempo haga el resto; olvidar o quizá desear la muerte o tener la esperanza de que una mano-otra, una mano que acaricia y que ya no es garra, ni desgarra tu cuerpo, una mano llena de amor, para que acercándote a ti te recuerde que eres un ser digno de ser amado por fin. Porque tu cuerpo también puede producir placer, ser el punto de encuentro erótico con otro cuerpo.”



jueves, 19 de junio de 2014

Cómo elegir un ganchillo

Ayer una chinca en un grupo de facebook publicó la foto de su primer amigurumi y le había quedado muy pequeño y no sabía el motivo. La respuesta que le di es que se trata del hilo y por ende, del ganchillo, entre más delgado sea el hilo más pequeña es la labor cuando trabajamos con amigurumis.
Considero importante antes de empezar a tejer tener esto en cuenta para que no nos ocurran cosas raras, en el video muestro lo que ocurre al combinar ganchillo grueso con hilo delgado y viceversa.

Espero les guste.

Saludos!

jueves, 12 de junio de 2014

Estrenando

Hola

Hoy me estreno en el mundo de los video tutoriales y obvio se trata de tejer.
Entrego el primer video sobre la cadeneta que es lo más básico de lo básico, toda labor empieza con una cedeneta.
Me disculpo sino se entiende muy bien, estoy aprendiendo a grabar, editar y a expresar las ideas visualmente no como aparecen en mi cabeza sino tomando en cuenta al espectador.




Con mucho cariño.

Gabriela.


martes, 10 de junio de 2014

¿Para qué tejer?

Ayer una amiga de Mexicali me escribió "Amiga que barbara nada mas te fuiste para allá y ya eres cocinera, agricultora, tejes y no sé que tanta cosa mas"


Lo principal es tejer porque desde hace tiempo me di cuenta de lo bueno que es para mi mantener las manos ocupadas. Si ya escribí sobre esto que el Dios de las palabras me perdone pero me reviso cada cierto tiempo.



Hay varios motivos para realizar esta actividad


  1. Desarrollar la creatividad: Todos tenemos la capacidad de crear y  podemos hacer cosas bellas, nos sobra el televisor, teléfono, facebook y todo lo que pueda distraer. Es indispensable crear ese periodo de tiempo para la  incubación de una idea, posteriormente encontrar los medios para ejecutarla y con la práctica será más fácil cada vez. Desarrollar la creatividad en todos los sentidos es una de las cosas más positivas que podemos hacer, es un gran salvavidas de la tediosa monotonía.
  2. Todos los días se aprende: Tengo años tejiendo, desde 2006 y todavía me encuentro con cosas que no sé hacer. Cada labor necesita un patrón y hay una red muy extensa de personas que tejen y comparten sus trabajos, algunos son difíciles o se encuentran en ruso o inglés y hay que interpretar símbolos y qué decir de las muchas formas de tejer y puntos de fantasía que sirven para adornar. No somos cosa acabada en ningún sentido.
  3. Conocer gente: Se puede decir que tejer está de moda desde hace años, junto con la cultura del DIY, es algo que volvió y ya no es una tarea exclusiva de abuelas, de hecho es algo que en general defendemos bastante las mujeres que no paramos de tejer. En las grandes ciudades hay eventos de yarn bombing, quedadas a tejer en público, tertulias laneras en las que las asistentes comparten labores, consejos, charlan, comen y lo más gratificante; se encuentran con personas con gustos afines. En internet, como ya lo he dicho, hay un amplio surtido de blogs de tejido y en casi todas las ocasiones hay una mujer linda dispuesta a tendernos una mano cuando algo no sale bien.
  4. Ejercitar las manos: Quien me conoce personalmente sabe que siempre tengo algo en las manos, muchas veces estoy en un café platicando con alguien y  hago bolitas las servilletas o hago figuras con la miga del pan, doblo papelitos y ya en último caso, me muerdo las uñas. Estoy convencida que todo esto se  hace más intenso cuando pasan días sin que haya tejido, no es una adicción porque eso implica una conducta compulsiva y casi siempre asociada a algo perverso o o nocivo, tejer es un hábito saludable que me ayuda a que mis manos no se hagan viejas y mi cerebro coordine mejor.
  5. ¿Ansiedad yo?: Habemos personas que por una serie de motivos diversos generamos ansiedad y nos come o nosotras a ella (literal, ja!). Tejer no es la panacea pero sé que el nivel de ansiedad, estrés y melancolía disminuyen cuando uno empieza a tejer, es necesario concentrarse, contar, dejar a la mente, a veces traidora, apaciguada, bien firmes y eso se puede lograr de esta  manera. Hace años me juntaba con una amiga a tejer, yo empezaba con el telar y hacía una manta, fumábamos y escuchábamos a Silvio Rodriguez, dejamos de fumar porque se apestaban las prendas y cuando había un espacio de tiempo de no hablar decíamos que estábamos tejiendo los pensamientos. Confieso que he regalado bufandas o calcetines porque hice catarsis al tejerlos y al terminar y observarlos veía mi tristeza entre los puntos.
  6. Cualquier lugar es bueno: Se puede tejer en cualquier lugar, metro, autobus, parque, café, biblioteca, sala, viendo televisión (lo recomiendo porque no se puede poner tanta atención y cuando se te acaban las series y tienes que verlas otra vez es como si fuera la primera vez) tiempos muertos en la oficina, salas de espera, en ningún lugar encontraremos un letrero que diga "Prohibido tejer".
  7. Ay que boniiiiiiiiiito: Las personas que tejemos buscamos los eventos que nos sirvan de pretexto para tejer un regalito, ya sean unos zapatitos de bebe para baby shower, una cobijita, bufandas, calcetines, amigurumis, bolsos, etc. y es una satisfacción muy grande y cuestión de orgullo escuchar y ver la reacción de la gente al mostrar su agrado. Salen las plumas del pavo real a decir "sí, lo hice yo".
  8. Una bufanda diferente: Durante el invierno aquí en Cantabria hace muchísimo frío y cada vez que me pongo algo y no me gusta el color de bufanda que llevo puedo decir "mañana me hago una azul", compro estambre y me pongo a ello. La originalidad va de la mano, porque aunque estemos siguiendo un patrón podemos modificar algo  y la combinación de colores que nos de la gana hace que la prenda sea única.
Invito a quien esté leyendo esto a que haga el intento de hacer algo diferente,  que se tome el tiempo de aprender algo nuevo en la vida y juegue con su creatividad para ampliar el espectro del ocio. Normalmente nos conformamos con ir del trabajo a la casa y unas cervezas con los amigos pero eso es limitar el tiempo de vida a pensarnos solo en tres dimensiones, empleado, rol familiar y amigo. Somo más que eso y el desarrollo de nuestras capacidades ya no es tarea de la escuela, es única y exclusivamente una responsabilidad personal.

Quedan cordialmente invitados.














miércoles, 21 de mayo de 2014

Doily rueda de carro

Muy abandonado este blog solo por la idea tonta de separar lo que pienso de lo que hago. Resultado : dos blogs abandonados, parece que mi acción  favorita es procrastinar, no se trata de estar a favor de la castración sino de dejar para luego todo.
Hoy me comprometo definitivamente (no como las otras veces) a darle vida al blog, en realidad el compromiso será por salud creativa, tengo mucho tiempo libre y aunque nunca he sabido muy bien redactar pues dejándolo de hacer no creo que florezca en mi de manera natural formar frases con sentido.

Empiezo esto con un tutorial sencillo para hacer un Doily pequeño que llamo rueda de carro porque me recuerda a las ruedas de las antiguas diligencias.




Cada vuelta empieza con 3 cadenetas y se cierra con un punto deslizado.



Primer Vuelta

Segunda vuelta

Tercer vuelta




 Cuarta vuelta
Pasar con puntos deslizados al espacio de 2 cadenetas


Quinta vuelta
Las 2 varetas quedan en el mismo espacio



Sexta vuelta
Pasar al espacio de 3 cadenetas

En esta vuelta se pueden hacer varetas o medias varetas.

La rueda de arriba es con varetas y la de abajo con media vareta


Este doily es una traducción de un video en ingles de youtube.
https://www.youtube.com/watch?v=vzDQaPPZ4rw




lunes, 20 de agosto de 2012

lo que falta de agosto

Qué pena mi blog abandonado, siempre tengo tanto que decir y tan pocas ganas de ordenar mis pensamientos, confieso que he preferido la playa.

Cosas por hacer:

calaveritas de estambre

calaveritas de madera para mi casa

pastel de chocolate para aniversario

aprender a diagnosticar problemas en las computadoras

cuidar mi hígado

revisar mi lista de propósitos de año nuevo

escribir más porque a veces siento que me ahogan las palabras

sábado, 12 de mayo de 2012

Aracnita










Tejer colores

.